Idear: Más allá de la Lluvia de Ideas básica

Por Víctor Reyna Vargas
July 23, 2020

El equipo de Control de Misión del Apolo 13 se enfrentó a una gran cantidad de obstáculos aparentemente insuperables después de que un tanque de oxígeno explotó a bordo de la misión a la luna de 1970. Necesitaba encontrar una nueva ruta que llevara a los astronautas a la Tierra rápidamente con un suministro limitado de combustible y energía para mantener la vida.

El problema más acuciante fue la acumulación de dióxido de carbono en la nave. Sin un depurador de reemplazo, almacenado fuera del alcance en un módulo diferente en la nave, la tripulación pronto de asfixiaría con sus propias exhalaciones.

“Nuestro grupo de invención de juguetes hace ‘pequeños ajustes’ en los que construye juntos en 3D. Se alienta a todos los equipos a experimentar, crear y desarrollas nuevas técnicas”.

En la versión cinematográfica de 1995 de este evento dramático, Apollo 13, el Director de Vuelo Gene Kranz (interpretado por Ed Harris) reúne a los mejores ingenieros y científicos en una sala para una sesión de lluvia de ideas. Él le dice al grupo que olvide el plan de vuelo y que estarían “improvisando una nueva misión”. De pie, frente a una pizarra, dibuja rápidamente la ruta original de la nave. Luego, cuando uno de los ingenieros sugiere una nueva ruta, Kranz altera la ruta original para mostrar un enfoque de honda que usaría la gravedad de la luna para azotar a los astronautas hacia la Tierra.

En una escena posterior, un grupo de ingenieros encargados de diseñar en nuevo sistema de filtración arroja los mismos artículos a bordo del Apolo 13 sobre una mesa. Proceden a crear un prototipo de una solución que la tripulación puede construir a partir de los objetos disponibles, terminado con una literal “solución de cinta adhesiva”.

En cada caso, el camino para resolver los problemas parecía relativamente sencillo, aunque lleno de urgencia: reunir un grupo de personas inteligentes en una habitación y hacer que colectivamente propongan ideas hasta encontrar la mejor solución. Podemos suponer que la película fue fiel a lo que sucedió en la sala de control de la vida real en Houston, pero ¿qué condiciones crearon n ambiente tan exitoso para la lluvia de ideas?

El término “lluvia de ideas” fue popularizado por el ejecutivo de la agencia de publicidad Alex Osborn en su libro de 1953 Applied Imagination (aunque había esbozado su método en un libro de 1948, Your Creative Power). Osborn afirmó que al organizar un grupo para atacar un problema creativo “al estilo comando, con cada lluvia atacado el mismo objetivo”, la producción creativa podría duplicarse.

Osborn creó 2 reglas principales para una lluvia de ideas exitosa:

  • Diferir el juicio
  • Alcanzar la cantidad

Diferir el juicio redujo las inhibiciones sociales en el grupo: nadie sería estigmatizado por lanzar una idea loca. Al alcanzar la cantidad, los participantes aumentarían su producción creativa general y aumentarían la probabilidad de encontrar soluciones innovadoras.

La lluvia de ideas en un grupo podría no funcionar tan bien para las ideas originales, en comparación con las personas que trabajan independientemente. Sin embargo, la lluvia de ideas agrega valor al proceso creativo en formas que no solo implican proponer ideas.

La lluvia de ideas no se trata realmente de nuevas ideas

Resulta que el poder de la lluvia de ideas no proviene realmente de la generación espontánea de nuevas ideas. Más bien, la verdadera fuerza en la lluvia de ideas se deriva de la capacidad del proceso para:

  • Generar rápidamente muchas ideas, para ayudar a obtener una visión general del panorama conceptual. Estas no son necesariamente ideas nuevas (o buenas ideas). Es posible que hayan estado preparándose durante un tiempo ya que las personas consideraron el problema de antemano. Estas ideas pueden convertirse en semillas de soluciones, para ser investigadas con prototipos.
  • Reunir en equipo en un espacio físico donde todos puedan compartir perspectivas sobre el problema y tomar conciencia de los posibles espacios de solución a medida que surgen. Bien hecho, puede energizar un equipo (y mal hecho, puede desinflar uno).
  • Hacer que los clientes o partes interesadas compren el proceso de diseño y también aprenda lo que es importante para estos tomadores de decisiones.

Generar ideas, compartir perspectivas y obtener la participación de las partes interesadas son objetivos elevados. Para lograrlos a través de una lluvia de ideas se requiere una planificación cuidadosa. En las siguientes secciones, cubriremos cómo preparar adecuadamente el escenario para el éxito.

Prepárate para una lluvia de ideas exitosa

Antes de sumergirnos en sugerencias para hacer que tus lluvias de ideas sean más exitosas, una advertencia: al igual que cualquier otra herramienta creativa, hay muchas formas de generar una lluvia de ideas, algunas de las cuales podrían funcionar mejor para ciertos tipos de problemas. La única forma de aprender qué técnica funciona mejor para ti es experimentar con algunas.

Recordarás de nuestra introducción que Alex Osborn establece 2 pautas para una lluvia de ideas exitosa:

  • Diferir el juicio
  • Alcanzar la cantidad

Si bien estos son fundamentalmente importantes, hay algunas pautas adicionales que harán que tu lluvia de ideas sea más exitosa.

Antes de la lluvia de ideas

Una parte clave del proceso de lluvia de ideas es el facilitador, alguien que dirigirá la sesión, realizará un seguimiento del tiempo y establecerá el espacio para el grupo. Este facilitador también puede asegurarse de que el grupo venga preparado con una misión enmarcada por enunciados del problema.

Establecer una misión

Tu sesión de lluvia de ideas debe tener un objetivo claro. ¿Para qué problema(s) surgen ideas? ¿Cuál es el mejor método para lograr este objetivo?

Recuerda que el marco de pensamiento de diseño d.school de Stanford (a continuación) alterna entre las fases generativas (llamaradas) y selectivas (de enfoque). Mientras ejecutas Empatizar, reúnes datos e historias de tus usuarios, genera ideas y resalta.

A media que comienzas a sintetizar esa información y te acercas a Definir tu punto de vista (PdV), te vuelves selectivo sobre el espacio de solución que buscarás, y te enfocarás.

En la fase actual Idear, te enciendes de nuevo a medida que generas una multitud de ideas y seleccionas soluciones prometedoras para Prototipar. Hacer esto ayuda a tu equipo a ir más allá de las soluciones obvias, aprovechar la creatividad colectiva del equipo y descubrir áreas nuevas e inesperadas para explorar.

¿Cómo haces para generar esas ideas? El PdV que generaste en la fase Definir es una gran plataforma para ayudar a iniciar el proceso. Usando tu PdV del enunciado del problema, piensa en temas “¿Cómo podríamos …?” que son subconjuntos de todo el problema. Si tu PdV está bien construido, estos temas deberían desaparecer naturalmente.

Por ejemplo, volvamos al punto de vista de Doug Dietz.

“Conocimos a familias asustadas que intentaban no desmoronarse durante la visita al hospital. Nos sorprendió darnos cuenta de que tienen que sedar al 80% de los niños de entre 3 y 8 años para que se les escanee. Cambiaría el mundo su pudiéramos aprovechar la increíble imaginación del niño para transformar la experiencia radiológica en una aventura positiva y memorable”.

Doug Dietz // GE Healthcare

Con ese PdV, puedes llegar fácilmente a plantear problemas como “¿Cómo podríamos hacer que el escáner de resonancia magnética sea un espacio más imaginativo?” o “¿Cómo podemos reducir la ansiedad antes de las citas al despertar la imaginación de los niños?”. Con estos temas, puedes configurar sesiones de lluvia de ideas para que surjan muchas ideas.

Configurar el espacio

Para que ocurra una buena lluvia de ideas, la energía en la habitación debe ser correcta. Primero, elige un espacio que tenga pizarras grandes o espacio en la pared para configurar las almohadillas de caballete del tamaño de un póster. La sala también debería estar algo cerrada si te preocupe que interrumpan a otros equipos (la lluvia de ideas puede volverse bulliciosa), pero existen técnicas alternativas para una lluvia de ideas silenciosa.

Establecer la mentalidad adecuada

Si ingresas a una sesión de lluvia de ideas a partir del trabajo individual, puede ser un poco complicado adoptar una mentalidad colaborativa, y es difícil aumentar tu nivel de energía en consecuencia. El facilitador debe pasar unos minutos para que todos se aclimaten. Hay técnicas rápidas basadas en la improvisación para esto, como Sound Ball o Knife, Baby y Angry Cat. También puedes usar el Ejercicio de 30 círculos que describimos más adelante en este artículo.

Limitar el tiempo

Una lluvia de ideas puede agotarse rápidamente si el facilitador no establece límites de tiempo y mantiene la conversación en movimiento. Establecer un límite de tiempo para cada tema es una buena idea (15-20 minutos funciona bien, dependiendo de cuántos temas necesitas cubrir). También puedes establecer una meta para la cantidad de ideas por tema (por ejemplo, 100 ideas en 20 minutos). Usa un temporizador de tiempo para que todos tengan un indicador visual y se beneficien de las iteraciones con adrenalina a medida que el tiempo comienza a escasear.

Durante la lluvia de ideas

Durante la lluvia de ideas

Cuando comienza la lluvia de ideas, el trabajo del moderador es mantener el impulso, mantenerse en el tema y asegurarse de que se capturen todas las ideas.

Decir siempre sí

Para mantener la energía alta y las ideas fluyendo, una buena lluvia de ideas comparte mucho en común con la técnica de improvisación de “Sí, y …”. Cuando se presenta una idea, se debe alentar a los participantes a desarrollarla, dando un giro positivo a la contribución. La energía crítica puede ser desviada a una ideación productiva de esta manera. Por ejemplo, “Sí, me gusta esa idea, y podríamos ir aún más lejos …”.

Permanecer en el tema

En el ambiente caluroso de una lluvia de ideas, es fácil desviarse y comenzar a sumergirse en conversaciones que no tienen relación con el enunciado del problema en cuestión. Es importante que el facilitador guíe suavemente a los participantes de regreso al tema actual. A veces, esto se hace mejor anotando temas adyacentes y mencionando que el grupo puede volver a él más tarde o durante una sesión futura.

Ser visual y titular

Una forma de generar una lluvia de ideas es hacer que el facilitador actúe como escriba, registrando todas las ideas a medida que surgen. Otra es armar al grupo con notas adhesivas, para que puedan colocarse en el pizarrón, compartir verbalmente una idea y poner un resumen de la idea en el pizarrón.

De cualquier manera, es importante ser visual. Fomenta bocetos rápidos: esto ayudará a aclarar y agrupar ideas.

Además, las ideas deben titularse a medida que se producen. Un participante puede decir: “Podríamos crear una forma para que el usuario nos dé retroalimentación directamente a través de un formulario de comentarios”, que alguien resumiría como “formulario de comentarios de retroalimentación”.

Cualquiera sea el método que elijas, las ideas deben compartirse una a la vez. Esto permite que el escriba los escriba, o que se escuche al participante mientras publica su idea en la pizarra.

Despúes de la lluvia de ideas

Cuando finaliza la lluvia de ideas y hay un centenar de ideas en el tablero, es bastante fácil felicitarse y retirarse del salón sin realmente haber logrado mucho. Deja un poco de tiempo después de la lluvia de ideas para revisar y capturar las ideas que se compartieron.

Reducir, pero no demasiado rápido

Si has realizado una lluvia de ideas productiva, es probable que tengas muchas ideas diferentes en el tablero, algunas divertidas, otras raras, tal vez algunas muy locas. Puede ser tentador cortar cualquier idea que no sea factible, pero al hacerlo puedes estar tropezando con el proceso de ideación. A veces, las buenas ideas pueden venir de un lugar que inicialmente parecía una tontería.

En cambio, brinda a los participantes una forma de seleccionar ideas a través de múltiples criterios. Una forma de hacerlo es usar puntos adhesivos codificados por colores o piezas de post-it de colores. Cada color puede significar las mejores opciones de una persona en cada categoría, como la fruta que cuelga más baja, la más deliciosa y la posibilidad remota.

Capturar y pasar al prototipo

Una vez que hayas seleccionado las ideas en cada categoría, llévalas a la creación de prototipos, asegurándote de no abandonar la sesión con la opción más segura. Usa un teléfono para fotografiar todo el tablero y luego extrae las ideas principales de un documento que pueda usarse para iniciar el proceso de creación de prototipos.

La creación de prototipos es una parte llamativa del proceso de Design Thinking. Incluso si una idea seleccionada es tan loca que no parece digna de una prueba, descubre lo que es atractivo en esa solución y úsala para inspirar un prototipo. El objetivo es entrar en la fase Prototipar con múltiples soluciones para construir y luego probar.

Recuerda que la lluvia de ideas es solo un paso en el proceso de encontrar una solución. Con toda probabilidad, no saldrás de una sesión de lluvia de ideas armado con la idea exacta que llevarás a tus usuarios. Pero es de esperar que compiles una visión general del panorama conceptual, obtengas una perspectiva compartida sobre el problema con tu equipo, u obtengas interesados clave para que compren el proceso de diseño. Todas estas cosas ayudarán a sembrar las mentes de tu equipo.


Aquí hay algunos descubrimientos de Peter Macdonald sobre cómo la lluvia de ideas en IDEO ha evolucionado a lo largo de los años:

Peter Macdonal, IDEO

“Nuestro enfoque preferido hoy es comenzara con todos trabajando cabeza abajo durante 5 minutos para comenzar una lluvia de ideas sobre cada pregunta clave. Luego, tenemos personas que comparten esas ideas con el grupo y continúan con un proceso clásico de lluvia de ideas.

“Asegura una diversidad de ideas y evita que las primeras ideas establezcan la dirección de toda la lluvia de ideas; también ayuda al grupo a generar un fuerte impulso.

“En IDEO no somos dogmáticos sobre las técnicas creativas. Debes usar cualquier proceso o formato que funcione para ti. A veces, diferentes enfoques funcionan mejor para diferentes problemas.

“Nuestros diseñadores industriales a menudo tienen ‘tormentas de diseño’ en las que todos dibujan formas o ideas de diseño al mismo tiempo y las comparten mientras terminan cada boceto. En lugar de Post-its, usan hojas de 8.5’’ x 11’’ o medias hojas de 8.5’’ x 5.5’’ y una variedad de bolígrafos, lápices y marcadores para que puedan agregar más detalles.

Este artículo se basó en el Blog de “Design Better” en su artículo “Ideate: Beyong Basic Brainstorms”.

Acerca del autor 

Víctor Reyna Vargas

Ingeniero de Sistemas por la Universidad Nacional de Ingeniería (Perú).
Apasionado por la Innovación y la Transformación Ágil del Negocio y el Gobierno de la Información y la Tecnología.
Actualmente se desempeña como Senior Consultant - Innovation & Agile Coach para la empresa Why Innovation (Singapur).
Es titular gerente de DOBLERRE & ASOCIADOS.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Suscríbete y recibe nuestros Últimos Artículos

Obtén las últimas novedades de nuestros artículos directamente en tu email.

>